Capítulo XV (RESUMEN):

 Un ‘Atentado Encubierto’

       Después de las persistentes amenazas y del incendio, lógicamente las cosas no podían terminar allí. El presente capítulo se ocupa de ello y de la consecución de los hechos.

A continuación se reproduce la Denuncia interpuesta por Ernesto Koplowitz ante la Comandancia de la Guardia Civil de Galapagar, el 23 de noviembre de 1998. Denuncia también firmada por el Magistrado Don Rubén Sanabria Fernández de Pinedo. Obsérvese atentamente el encabezamiento de la denuncia, donde se declara que fue debida a una presunta “TENTATIVA DE ASESINATO”. Allí aparecen las firmas de ambos, la del Sr. Magistrado  Sanabria y la de Ernesto Koplowitz, estampadas en ambas páginas.

 

 Primera página de la denuncia con la firma estampada  del señor Magistrado, por:

 (TENTATIVA DE ASESINATO) (cita textual, en el encabezamiento a la derecha).

 

Segunda página, donde también quedó estampada la firma del Sr. Magistrado, don Rubén Sanabria Fernández de Pinedo.

 

       Dado que las denuncias como la presente suelen estar redactadas por los funcionarios policiales con una redacción casi telegráfica, se impone aclarar los siguientes extremos:

  • El Magistrado Sr. Sanabria, que acompañaba a Ernesto Koplowitz en el momento de los hechos, ocupaba el asiento delantero derecho y como consecuencia del impacto, quedó inconsciente mientras sangraba abundantemente por la boca, por lo que Koplowitz se temió lo peor. A pesar de ello, cuando Koplowitz, viendo que la conductora causante de siniestro, distante y desde fuera de la carretera hablaba por teléfono desde un móvil, reclamó su presencia urgiendo a gritos asistencia sanitaria inmediata. Pero ella con una frialdad chocante, permaneciendo impasible haciendo como que no se enteraba, obligando a Ernesto Koplowitz a cruzar la carretera. Entonces, cuando Koplowitz insistió, ella, en lugar de llamar a urgencias, se limitó sorprendentemente a pedir el número de teléfono del Sr. Sanabria, con la pueril excusa de poder llamarle para ver la evolución de su estado de salud, cuando entonces se debatía aún inconsciente y sangrante entre la vida y la muerte, resultando sorprendente una actitud tan fría, calculadora y despegada.

  • ¿Qué razón podría haber para que en semejantes circunstancias, alguien implicado en un accidente que él mismo ha provocado, se interese más por conocer un número de teléfono, que por aproximarse a la victima que en aquellos momentos podría estar expirando? ¿Deseaba la implicada averiguar su  estado de salud? O simplemente lo que pretendía era: ¿Estar en disposición de seguir  su evolución, dado que evidentemente, podría resultar un testigo potencialmente peligroso para ella?

  • Resultando incongruente que nunca se dignó a utilizar su teléfono móvil para solicitar auxilio médico y no obstante, sí que lo hizo para llamar a su esposo que se personó con un pequeño utilitario, "su verdadero coche". Resultándo doblemente chocante el talante del citado consorte, concordante con el de ella, ya que por su calculada y fría forma de expresarse se traslucía en ambos una evidente complicidad.

  • Concluyendo: Al negarse de hecho a solicitar auxilio médico dejó en evidencia que: ¡Prefería a un "incómodo" testigo muerto, que vivo!

  • Finalmente pudo averiguarse que el vehículo que ella conducía, el todo-terreno de TOYOTA de mayores dimensiones que existía en el mercado, era propiedad del Banco donde trabajaba su esposo, siendo su verdadero vehículo un OPEL CORSA con el que apareció de inmediato su esposo, ¡No se sabe de donde! Cabiendo preguntarse ¿Que hacía ella, en horario laboral, conduciendo temerariamente un vehículo propiedad del banco donde trabajaba su esposo? De ello se desprende que éste, "no podía encontrarse muy lejos cuando sucedieron los hechos". Lo cierto es que a esas horas de un día laborable debería de haber estado trabajando en el National West Minster Bank en Madrid, por lo que podría pensarse que andaba deambulando por la zona, a la espera de ‘algo’; o incluso, simplemente: Que se había apostado para avisar previamente por teléfono a su esposa, de que el FORD FIESTA se aproximaba...

  • Fue precisamente el Magistrado Sr. Sanabria, quien después de su estancia en el Hospital  y totalmente repuesto, dedujo lo que se expresa a continuación, según sus propias palabras textuales:

    “Ernesto, ¡han tratado de matarnos!”

  • Estas circunstancias indujeron la presentación de la Denuncia anteriormente reproducida, interpuesta en Galapagar, lugar de residencia del citado señor Magistrado que pertenece a una plataforma “anticorrupción” y que a su vez es un ferviente católico, hechos por los que además de su buena reputación, se le presume muy lejos de desear mezclarse en “asuntos poco claros”. Es decir que, cuando firmó la denuncia: ¡Sabía lo que estaba haciendo en pleno uso de razón!

  • También cabe destacar la intervención del tercer automovilista implicado: El conductor del SEAT IBIZA que venía embalado por el carril izquierdo de alta velocidad y que se estrelló lateralmente contra el FORD FIESTA. Pasados los primeros momentos y habíendose percatado de la maniobra calculada: ¡De frenado y cierre!, salió y dirigiéndose a la conductora responsable, que segía tranquila y cínicamente en el arcén, como si con ella no fuese nada, exclamó fuera de si: "¡ASESINA!".

  • Con respecto a la actuación procesal del señor Juez que llevó el caso, cabe preguntarse lo siguiente:

  • ¿Por que transformó la Causa en un mero Juicio de Faltas, cuando era evidente que cuanto menos, había habido Conducción Temeraria y Denegación de Auxilio?

  • ¿Por que durante el Juicio oral, después de haber citado a ambos testigos: El Sr. Magistrado, don Rubén Sanabria Fernández de Pinedo y don Alberto Aranda Aranda, los tuvo esperando toda la mañana en el pasillo, para finalmente denegarles su testimonio?

  •  ¿Quizás detrás de todo ello no se trasluce un caso de corrupción flagrante?

      "...VI COMO UN TODO TERRENO DE GRANDES DIMENSIONES VIRABA A LA IZQUIERDA DESDE LA VIA DE SERVICIO HASTA EL CARRIL IZQUIERDO, OBLIGANDO A UN VEHÍCULO BAJO A DESPLAZARSE HACIA EL CARRIL IZQUIERDO, CON EL CUAL IMPACTÉ BRUTALMENTE." (Transcripción literal).

  • En relación con la hora y el itinerario exacto de los vehículos implicados, cabe destacar la existencia de un ‘tercer personaje próximo al primo Carlos Koplowitz Grünbaum’ y en consecuencia también próximo al entorno de las dos "hermanas Koplowitz", personaje que conocía de antemano con exactitud el referido itinerario y que pudo  servir, a modo de “informador”. Se trata de un letrado de origen colombiano que a las doce horas de aquel fatídico día, esperaba en la Cafetería Riofrío a fin de acompañar al Sr. Magistrado Sanabria y a Ernesto Koplowitz para realizar una gestión ante la Audiencia Nacional. Curiosamente el citado letrado había aprovechado la huelga de hambre de Ernesto Koplowitz para ofrecerse gratuitamente. Al parecer, este abogado mantenía contactos con otros letrados allegados a Carlos Koplowitz (brazo derecho de Alicia Koplowitz), con quienes, según afirmaba, pretendía abrir una vía de negociación. De todo ello se desprende que el citado primo Carlos Koplowitz Grünbaum, bien pudo conocer también el itinerario del vehículo de Ernesto Koplowitz y preparar todo de antemano para provocar los hechos objeto de denuncia.

           ¿Acaso existe algún letrado que ofrezca sus servicios "gratuitamente" a un desconocido arruinado?, ¿qué otra segunda intención podía ocultar, cuando se aproximó deliberadamente a aquel famélico huelguista?

            Algún tiempo después y a través de otros letrados, a Ernesto Koplowitz le llegó la información de que el referido primo Carlos Koplowitz Grünbaum, había sufrido un accidente similar conduciendo un automóvil de la marca MERCEDES en un punto muy próximo de la misma carretera de la Coruña y precisamente, en el mismo carril de entrada hacia Madrid. Parece ser que se encontraba algo ebrio, en fin casualidades de la vida... Al fin y al cabo, es muy lógico que cuando sufrió dicho accidente pudo muy bien pensar que, si en lugar de conducir un MERCEDES, hubiese llevado un FORD FIESTA: ¡Con seguridad que no lo habría contado! Además sabía perfectamente que aquél, era el itinerario habitual de su primo Ernesto Koplowitz para entrar a Madrid desde su domicilio.

 

           

Estado en que quedó el Ford Fiesta.

       Modelo único que destacó por tener todas las piezas de la carroceria soldadas, circunstancia que permitió que la energía del impacto se diluyera a través del conjunto, salvándose así la vida a sus ocupantes. Enlaces relacionados, (pulse sobre los textos de los enlaces):

                                   "LA MANO NEGRA" (1)            "LA MANO NEGRA" (2)            "LA MANO NEGRA" (3)    

RECOPILACIÓN DE LOS ENLACES DE MAYOR INTERÉS:

Utilice Windows Media Player (VLC) u otro programa similar para acceder a las siguientes retransmisiones en DIRECTO:

  ERNESTO KOPLOWITZ EN DIRECTO, "ESPEJO PÚBLICO, ANTENA 3 TV (26/12/2012)  

  

  ERNESTO KOPLOWITZ EN DIRECTO, "ESPEJO PÚBLICO, ANTENA 3 TV (31/01/2013)  

  BULA PAPAL  

    EL PERMISO ESPECIAL DEL SUMO PONTÍFICE PARA POSIBILITAR UN MATRIMONIO MIXTO   

    HECHOS HISTÓRICOS DE INTERÉS   

    ALICIA KOPLOWITZ: ¡LEGIONARIA DE CRISTO!   

    ¡EL EXPOLIO DE UNOS HUÉRFANOS!   

    ¿PERCIBIÓ ERNESTO KOPLOWITZ SU LEGADO HEREDITARIO?   

 AVISO: "Mercenarios" (hackers), evidentemente empleados a jornada completa, han saboteado esporádicamente la presente sección de la página, "parcheando" o eliminando determinadas imágenes o textos (otros ejemplos ilustrativos).

    LISTADO GENERAL DE ENLACES                                          VOLVER A LA ENTRADA DE LA PÁGINA WEB